miércoles, 29 de septiembre de 2010

Sexo tántrico (Recapitulación sobre las Parushayata o postura inversa)

Con la creciente conciencia de que el sexo en la edad madura no quiere significar dominio, podemos todos preferir estas posiciones con la mujer encima.
En varias de estas posiciones cualquiera de los dos puede variar el vaivén usual dando vueltas en circulo con los muslos como una peonza, agregandole al movimiento circular uno de arriba hacia abajo, como si se agitara una mantequera u oscilando los muslos de un lado a otro. Y no olviden los discretos movimientos de tornillo de la vagina de la mujer, presionando rápidamente o sosteniendo por largo rato y luego empujando hacia abajo sobre el pene.
Cambiando la fuerza, la velocidad y el ritmo de esos movimientos pueden producirse placeres distintos. La atmósfera puede ir desde la más lánguida y sutil a la más salvaje imitación de una violación.
No vayan a creer que por haber mencionado solamente un número limitado de posiciones sexuales haya algún limite a las posturas tántricas. Considerando las variables de media vuelta, de asanas de entrar de frente o por detrás su multiplicación podría arrojar una cantidad tremenda.
No pierdan de vista que el Tantra es liberación. El Tantra le permite pensar, sentir y ser erótico, y al mismo tiempo desarrollar sus propias variaciones rituales.

Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)



Las Purushayita o posturas inversas de Maithuna:
Requiere ciertas habilidades de la mujer, para que tanto ella como su pareja, obtengan el máximo placer, estas habilidades se relacionan con la capacidad de contraer su yoni, práctica que podrá adquirir a partir de ejercitar la técnica de mula bandha. Manejar la técnica de abrir y cerrar el yoni a voluntad es algo que se logra con el ejercicio. De tal modo, la practica de mula bandha, al fortalecer toda la musculatura perineal, permite diferenciar los músculo del yoni, de los del ano y la uretra. Al tener el control sobre la musculatura de su yoni, la mujer podrá contraerlo para sujetar el lingam, lo que provocara el goce de ambos. Realización de  Purushayita: Esta postura también se llama inversa porque a diferencia de las formas tradicionales, la mujer esta encima del hombre. El se debe acostar de espaldas. Ella se colocara encima de él en algunas de las tres formas que se detallan a continuación:



  1. Viparita o posición contraria: Ella se tenderá sobre el cuerpo del hombre, pecho contra pecho, al tiempo que le sujetará la cintura con las manos y moverá las caderas en todas direcciones.
  2. Bhramara o posición de abeja reina: Ella se sentará en cuclillas sobre los muslos de él, insertará el lingam en su yoni y cerrará con fuerza sus muslos, mientras moverá la cintura en forma circular. 
  3. Utthita uttana: Ella se sentará con las piernas cruzadas sobre los muslos de él, introducirá el lingam en su yoni y moverá la cintura hacia arriba y hacia abajo.


Uno de los aspectos mitológicos más fascinantes del hinduismo es la de la diosa Kali que cuenta con innumerables adeptos en la región de Bengala. De hecho Calcuta se llama así en su honor y su templo principal esta allí. Aquí se la representa en su forma más conocida como una poderosa mujer demonio sobre el cuerpo de su marido Vishnú al que ha matado y vencido, tiene un collar de calaveras humanas y su faldellin esta hecho con los brazos de los hombres que ha matado, su lengua esta roja por la sangre de los hombres que ha devorado.

En esta imagen la vemos practicando la maithuna con su Shakta o esposo en lo que podría considerarse una postura inversa representada de piel. Por el color de la pie y la representación iconográfica se trata de la diosa Kali a pesar de que no se le puedan ver los pechos y la vulva. El Shakta que da la impresión de estar bastante apurado tiene los atributos del dios Vihsnú y están realizando la unión sexual sobre el cadáver de un varón rodeado de fuego. A la diosa Kali se la han hecho frecuentemente sacrificios humanos porque representa la destrucción. Vida y muerte, asesinato y unión sexual generadora de nueva vida son un componente muy importante para poder entender la visión que se ha tenido de estos temas religiosos desde un punto de vista antropológico.

Representación moderna en forma de cómic de la diosa Kali que recoge muy bien su componente femenino de furia desatada y salvaje que destruye a los hombres. Tener en cuenta que la diosas Kali es destructora pero tambien es justa y sabia y tiene un sorprendente componente maternal. Se ha de destruir para que la nueva vida pueda ser de nuevo creada. Destrucción y creación son las dos principales fuerzas que rigen el mundo según el pensamiento religioso de la India. Esta es la visión que sobre la diosa Kali tiene la perspectiva tántrica, por lo tanto la postura inversa en la que se representa a la diosa destructora que causa la muerte generando la vida tiene como todo en el tantrismo un simbolismo religioso. (Hemos tomado por no ser demasiado compleja la referencia que tiene Wikipedia sobre este tema):"La implicación de Shivá con el tantra y la naturaleza oscura de Kālī, han conducido a que ella se convierta en una importante figura tántrica. Para los seguidores del tantra era esencial hacer frente a su maldición, el terror de la muerte, así que dispusieron aceptar las bendiciones de su hermoso y consolidado aspecto maternal. Para ellos, la moneda tiene dos lados: la muerte no puede existir sin la vida, igualmente la vida no puede existir sin la muerte. El papel de Kālī aumentó, valorándosele a veces como el caos que se podía enfrentar para traer la sabiduría, y algunos textos tántricos le dan un profundo significado metafísico.El Nirvāna-Tantra presenta claramente su naturaleza incontrolada como la última realidad, considerando que la trimurti (‘tres deidades’) de los dioses Brahmā, Vishnú y Shivá aparecen y desaparecen en ella como burbujas del mar.Aunque esto es un caso extremo, el Yogini-tantra, Kamakhya-tantra y el Niruttara-tantra la declaran el svarupa (propio-ser) de Mahadevi (la ‘gran diosa’, que está en este caso visto como la combinación de todas las devis)".










Sexo tántrico (Variación de la postura invertida)


Como una variación una mujer pequeña puede encajarse ella misma en el erecto pene del hombre que esté tendido de espaldas. Ella puede verle de frente o ponersele de espaldas y doblar sus piernas en la posición del loto o estirarlas de frente para cambiar ligeramente la presión de la entrada. El hombre puede mover sus muslos de arriba hacia abajo mientras ella cabalga pasivamente o la mujer puede llevar a cabo todo el trabajo y dar placer a los dos.

Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

Sexo tántrico (Bhamra asana)


Las pinturas bengalíes muestra repetidamente a la diosa en posición con el dios Shiva. El hombre esta tendido de espaldas y la mujer se arrodilla sobre él mientras le ayuda a que la penetre. Ella puede inclinarse hacia delante como Shakti, rozando con sus pechos el pecho de su dios y mirandole largamente el fondo de sus ojos.
Esta posición era tambien favorita de los griegos y de los romanos, incluida Mesalina, y es atrayente por diversos motivos en la sexualidad madura. Ayuda al hombre a aguantar durante más largo tiempo y da a la mujer más control y mayor libertad para encontrar su propio ritmo y aire. El placer se acrecienta si ella se pone un cojín bajo los muslos. La mujer puede elegir entre un movimiento de vaivén o uno circular o una combinación de ambos. Si ella flexiona hacia atrás sus músculos antes de moverse, el roce del clítoris será más intenso. Es una posición muy descansada para el hombre, dado que ella puede hacer la mayor parte del trabajo antes de caer entre sus brazos.

Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

Sexo tántrico (Viparata asana)


La mujer descansa encima del hombre completamente estirado, una vez que ha introducido el lingam en su yoni y aprieta totalmente su cuerpo con el de él, pecho contra pecho, cintura contra cintura, muslo contra muslo. Ella puede restregar sus piernas y moverse de atrás hacia adelante, al principio lentamente para provocarse ambos, luego rápida, cada vez más rápidamente hasta alcanzar el clímax. Puede asimismo trazar círculos con sus muslos, produciendo cada vez mayor placer.

Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)



Estoy recopilando más información sobre cada una de las asanas, en espera de una traducción del ingles me parece que no os vendrá mal practicar un poco lo que tenéis.

Sexo tántrico (Purushayita: La mujer encima del hombre)

Punto de apoyo y estimulación primaria: área del clítoris.
Eje de fricción y estimulación interior: Pared vaginal inferior.
Tipo de orgasmo más frecuente: orgasmo clitoriano y orgasmo mixto (clitoriano+vaginal)

Uno de los expertos hindúes en el erotismo, el poeta Kalyana Mala autor del Ananga Ranga, llama a esta "la posición contraria, el revés de lo que el hombre usualmente practica". Richard Burton no dice que: "Esta posición es vista con mucho horror por los musulmanes, que corrientemente dicen que sea maldito el que que se hace a si mismo tierra y a la mujer cielo". Bien al contrario que los tantrikas, especialmente los de Bengala, que presentan esta posición más a menudo que cualquier otra en sus pinturas. Era el sistema de copula favorito de la diosa Kali con el dios Shiva, si hemos de dar crédito al arte bengalí.

Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

Educación sexual en los jovenes


Antecedentes de la educación sexual en los jóvenes.
Sin remontarnos mucho en el pasado, hace pocas décadas, se consideraba injuriosa y denigrante para la sociedad la difusión de aspectos relacionados con la sexualidad.
Por suerte se ha revolucionado tanto el conocimiento científico, que la cuestión de los sexos y su función ha dejado de ser un misterio, de tal modo que nadie puede juzgar sus planteamientos y conclusiones como algo inmoral..
Los primeros estudios eróticos datan el año 1500 a.n.e, era paleolítica. Eran la Venus que presentaban como atributo sexuales vientres y senos exagerados y estaban destinados a la magia y a la producción.
Dentro del período histórico en el desarrollo del régimen de la comunidad primitiva se caracteriza por la relación preponderante de la mujer en la economía social. Cuando el matrimonio se efectúa por grupo, como ocurre en los estadios inferiores de la evolución social, no se sabe quien es el padre de los hijos, solo se sabe quien es la madre, en consecuencia el origen solo puede establecerse a través de la madre, la única línea de parentesco admitida es la femenina.  
Se ha llegado a la conclusión, de que se puede ver que el comportamiento sexual depende de las creencias e influencias culturales de cada civilización, que imprime en los integrantes sus propios patrones de normalidad.
A mediados del siglo XX se produjeron cambios sociales y de ubicación en hombres y mujeres de gran repercusión en la sexualidad humana.
Los avances de la medicina con respecto a la fisiología femenina y a la aparición de métodos anticonceptivos, permitieron a la mujer el acceso a informaciones más confiables y a la aparición de una sociedad más activa y  placentera sin carga permanente de embarazos no deseados.

Papel de la familia en la formación psicosexual del joven.
La familia es para la sociedad una institución con cierto status jurídico, con una situación material determinada, pero para sus miembros es, en primer lugar, el grupo humano en el cual viven, donde manifiestan importantes motivaciones psicológicas y la realizan en diversas actividades. Cada familia tiene un modo de vida determinado, que depende de sus condiciones de vida, de su cultura, actividades y relaciones sociales y sus miembros. Al acercarnos a su realidad psicológica, apreciamos que la familia es un pequeño grupo humano primario, en donde sus integrantes satisfacen una serie de necesidades afectivas, de seguridad emocional, comunicación, sexuales y otros.  Las actividades y relaciones intrafamiliares, que se agrupan en funciones familiares, están encaminadas a la satisfacción de importantes necesidades de sus miembros, incluyendo las afectivo-sexuales, pero no como individuo aislado, sino en estrecha interdependencia.

La educación de los padres
La educación de la familia suministra conocimientos, ayuda a argumentar opciones, desarrolla actitudes y convicciones, estimula intereses y consolida motivaciones, contribuyendo a integrar en los padres una concepción humanista y científica de la sexualidad y la educación.
Una eficiente educación de la sexualidad de la familia debe preparar a los padres para su desarrollo, de forma tal que sé auto eduquen y se regulen y se autorregulen en el desempeño de su formación formativa en la esfera psicosexual de la personalidad de sus hijos.  
En la medida en la que la cultura de los padres y las madres se va elevando, las familias están más conscientes de sus deberes para la sociedad.

Importancia de la labor de la familia en la comunicación sobre la sexualidad.
Hay infinidad de preguntas que se hacen los hijos, realmente resulta difícil comprender que es lo que sucede en cada familia. La vida del hogar es muy completa,  pero lo que sí se necesita de inmediato es aprender a comprenderse mejor, respetarse cada uno al otro, ayudarse, convivir armónicamente entre todos, en fin, ser feliz en el hogar.
Es importante la influencia que ejerce la familia en la esfera sexual, cuando los temores lleguen a la mesa familiar deben garantizar la preparación afectiva para la vida en la pareja y la familia, sentimientos de responsabilidad ante la vida sexual.
Los padres deben recordar, que sus hijos, no serán siempre adolescentes, por lo que tienen una maravillosa oportunidad de ayudar a convertir la    juventud  de su hijo en una época de  satisfacción, obteniendo la verdad sobre la sexualidad y obtener respuestas más confiables.  

Papel de la escuela en la educación sexual de los jóvenes.
El fin  de la educación integral es la formación multifacético y plena de la personalidad del ser humano, por lo que es necesario conocer el papel fundamental que desempeña la educación sexual en dicho proceso.
La escuela es entonces, una institución medidora entre la dimensión social y la individual, porque a través de las actividades educativas y de la vida escolar en su conjunto, los  estudiantes amplían sus relaciones humanas, enriquecen sus vivencias personales, reciben los conocimientos científicos sobre este tema, forman las orientaciones de valor comprendidas en la sexualidad y aprenden a regular su comportamiento en correspondencia con los valores sociales generales.
La educación de la sexualidad no puede verse como aislada de la enseñanza de los jóvenes desde la clase, en las actividades educativas  extra docentes y en numerosos aspectos de la organización escolar, e incluso a través de sistemas de relaciones entre profesores, profesoras ,estudiantes - estudiantes.
El centro escolar tiene, además, condiciones privilegiadas para convertirse en punto de convergencia de los diversos agentes educativos que participan en la formación de los jóvenes, bajo el principio que a todos preocupa e interesa formar en los jóvenes una conducta sexual responsable.   
El centro (a través de la tutoría) puede y debe mantener el vínculo con el médico de la familia o con el área de salud en donde esté enclavada. También se relaciona con otras instituciones culturales cercanas, que de alguna manera influyen o pueden incidir más en la atención a los intereses, contribuyendo a su educación.

Funciones del profesor en el desarrollo de la educación sexual.
Los docentes, ante todo, son los responsable de la formación global de la personalidad de los niños adolescentes y jóvenes, en consonancia a las demandas sociales.
Sin embargo, en el sistema de educación formal, los profesores representan el eslabón aún débil dentro del proceso de educación sexual.  
En este marco, su tarea fundamental está encaminada a crear un clima propicio de sensibilización y reflexión en relación con las cuestiones de la sexualidad y la educación, que contribuya a la superación permanente del personal pedagógico y al crecimiento y desarrollo de esta esfera de la vida de los jóvenes.
El colectivo pedagógico debe seleccionarlo teniendo en cuenta su sensibilidad teniendo en cuenta el trato con los estudiantes y los padres, su facilidad para el trabajo educativo grupal e individual, su interés y posibilidades en esta esfera de la educación sexual. No se ha previsto en este Proyecto que su elección recaiga obligatoriamente en una asignatura específica, sino en la persona con las capacidades para esta compleja tarea, en condiciones de recibir una mayor preparación, y dedicar gran tiempo y esfuerzo personal al cumplimiento de estas importantes funciones.

Sexo tántrico (Recapitulación sobre las Vyanta o postura prona)

La postura prona, también se conoce como Vyanta y existen dos formas de realización: la postura de vaca y la postura de elefante de las cuales os hemos ofrecido las entradas correspondientes a cada una.


Vyanta o postura prona de Maithuna:

Existen dos formas de practicarlas y en ambas, tanto el hombre como la mujer, están boca abajo durante la práctica de maithuna. Se realizan mientras el lingam de él se introduce en el yoni de ella:
  1. Thenuka o postura de vaca: Ella se apoya sobre sus manos y pies, mientras él se apoya sobre ella, introduciendo su lingam en el yoni. Si se tiene en cuenta que en la India, la vaca es un animal sagrado, se comprende por qué esta postura tiene una fuerte connotación religiosa, al menos para el hinduísmo.
  2. Aybha o Gajasawa o postura de elefante: Ella se tiende boca abajo. Él se tiende sobre ella también boca abajo, arqueando su torso para poder introducir su lingam en el yoni.

El avatar del dios Vishnú, Krishna juega eróticamente con las gopis (pastoras). Es una de las imágenes más famosas de la mitología hindú y es por eso que tiene tanta fama y están tan considerada en el subcontinente las posturas de apareamiento por detrás y concretamente la "postura de la vaca". 
Es de notar como hemos hecho tantas veces lo unida que esta la religión en la India a las cuestiones de la sexualidad porque Krishna tiene en el hinduismo un papel parecido a lo que para nosotros supone Jesucristo como dios salvador de sus fieles que son muchos y muy identificados con su dios hasta el punto de que se suelen identificar con las gopis.
La historia es una de las muchas y de las más conocidas que han dado el sobrenombre a Krishna de Gópinath: el amado seductor de las gopīs (particularmente de Radha). Según el Guitá govinda y otros numerosos trabajos, Krishná como adolescente tiene amoríos trascendentales con las gopis (‘pastoras’), que son las adolescentes casadas del pueblo de Vrindavan. Los devotos de Krishná creen que estos pasatiempos lilas (‘diversiones’) divinos son el tema más profundo de su teología. En este sentido Krishná sería el contrario del anterior avatar de Vishnú: el Señor Rāma, quien estaba casado y fue el ejemplo de la personalidad ligada a las reglas religiosas y sociales. Como Ulises de Ítaca, Krishná está considerado dentro de la categoría de «héroe tramposo» (en inglés trickster hero). Krishná es un adolescente púber eternamente de unos 13 años, foco de devoción (es llamado «el amante», «el completamente atractivo», «el flautista»). Frecuentemente se le representa tocando alguna de sus flautas traveseras, atrayendo y fascinando a las gopīs (las niñas púberes) de Vrindávan.

    Sexo tántrico (Gajasawa asana: "El Elefante")


    La mujer yace boca abajo, estirada en la cama, con sus muslos levantados sobre un cojín y con las piernas separadas. El hombre se ve a si mismo con la fortaleza real de un paquidermo y un órgano de dimensiones  enormes en concordancia. Se acuesta sobre ella, doblando la espalda, con sus muslos bajo ella de modo que pueda penetrarla mientras experimenta la suavidad de sus nalgas que ella empuja contra él. Puede que primeramente él quiera restregar su órgano entre las ancas de ella y usando el borde sus labios vulvares y el clítoris como si fuera la trompa de un elefante.
    Dado que esta posición de entrada trasera no roza el clítoris es mejor utilizarla como fin de juego amoroso cuando la mujer ya se ha corrido y se encuentra fácilmente orgásmica. El hombre, desde luego, o la mujer misma, puede estimular el clítoris hasta darle satisfacción.
    Vatsayama recomienda tambien la imitación de otros animales: "De la misma manera podemos imitar la unión del perro, de la cabra, del ciervo, el contundente montar del asno, la unión del gato, el salto del tigre, el frotamiento de un verraco, y el montar de un caballo. Y en todos estos casos las características de esos diferentes animales deben manifestarse procediendo al igual que ellos".
    Con un aire distinto, puede ser que la pareja quiera girarse de un lado para descansar. Esto es a menuda bueno para un segundo o último orgasmo, dado que el hombre no necesita de una plena erección.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Tenuka asana: "La vaca")


    Estando de pie la mujer se dobla hacia adelante desde la cintura hasta tocar con las manos el suelo o la cama, doblando un poco las piernas, pero sin arrodillarse. El hombre la monta y llega a su yoni desde detrás, cruza sus manos sobre su pecho y la posee igual que haría un toro. Recuerde que la vaca es sagrada en la India así que nada hay de degradante en esa comparación.
    De modo humorístico, Vatsayama sugiere esta posición para un hombre y varias mujeres. Practicar "la unión para un rebaño de vacas" era una gran cosa en los harenes cuando tenian la gran suerte de echar mano de un hombre.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Vyanta: la mujer es penetrada por detras)

    Punto de apoyo y estimulación primario: entrada inferior de la vagina y región anal.
    Eje de fricción y estimulación: pared superior o frontal, en forma especial el punto G.
    Tipo de orgasmo más frecuente: orgasmo vaginal u orgasmo mixto.


    Esta es la forma de penetración que domina en el reino animal. Los estudios más recientes demuestra que a partir de esta posición se logra la estimulación de la pared superior o frontal de la vagina, lugar en donde se aloja el punto G y que permite si se le estimula adecuadamente, el orgasmo vaginal.
    En esta categoría el lingam entra en el yoni por detrás, estando la mujer de pie, doblada hacia abajo, o de bruces. El hombre disfruta centrandose en las redondeadas nalgas, primero con la vista, luego con el tacto y ademas puede alcanzar a acariciar sus pechos y partes genitales.

    martes, 28 de septiembre de 2010

    Sexo tántrico (Recapitulación sobre las Uttita o posiciones de pie)

    Es muy corriente en el budismo tántrico tibetano la combinación de elementos culturales budistas, del tantrismo, del hinduismo y de la religión animista tibetana que aún se practica hoy en día y que se conoce como Bön. Aquí se nos representa con forma terrorifica y demoniaca con una función protectora una divinidad de múltiples brazos y piernas como manifestación de poder manteniendo un orgasmo con su Shakti. La postura que utiliza es la Kirti asana.

    Otra representación, esta vez más búdica del mismo tema con la postura Kirti Asana. Fijarse en lo curioso de las pieles de animales que les cubren el bajo vientre mientras realizan el coito.

    El dios-demonio de origen Bön pero de amplia difusión entre los principales lamaserias budistas es Huruka el Rojo que aparece de color azul en medio de llamas rojas manteniendo relaciones sexuales con su Shakti en forma de diablesa con la postura de la Kirti asana.


    Las posiciones de pie son bastante practicadas en nuestros días sobre todo en encuentros sexuales ocasionales y en lugares poco frecuentes. Hay mucha gente que las encuentra por eso extremadamente excitantes y es por eso que han de ser tenidas en cuenta cuando se hace terapia sexual de parejas porque pueden ser una muy buena herramienta para mejorar relaciones sexuales que se han vuelto monotonas y demasiado convencionales perdiendo su atractivo. En la novedad y en la variedad esta la mejor herramienta para poder disfrutar del sexo con tu pareja habitual, en eso ya se dio cuenta el autor del Ananga Ranga que escribía para parejas monógamas en matrimonios concertados.
    Hay tres formas diferentes de practicar el sexo tántrico de pie, algunas de ellas requieren una gran fortaleza física del hombre, por lo que se realizan mejor con mujeres livianas. Lo que nos dice el Ananga Ranga sobre esta clasificación es lo siguiente:


    Las Utthita o posturas de pie de maithuna: 

    Tiene tres maneras distintas, que se realizan mientras el lingam de él, se introduce en el yoni de ella. En ella, tanto el hombre como la mujer, se encuentran de pie, durante la práctica de maithuna.
    1. Yoni-kuru: o forma de pie con codo y rodilla De pie, uno frente al otro, él pasa los brazos por detrás de las rodillas de ellas y sosteniéndola con la parte interna del codo, la levanta hasta la altura de la cintura, mientras ella con ambos brazos se agarra del cuello de él.
    2. Hari-vikrama: Ambos de pie, él levanta una pierna de ella, mientras ella se sostiene con la otra. En esa posición introduce su lingam en el yoni
    3. Kirti: Ella une sus manos por detrás de él y levantando las piernas las coloca alrededor de su cintura, mientras él la sostiene, colocando sus manos bajo las caderas de ella.
    Las posturas 1 y 3 requiere que el hombre sea fuerte y la mujer liviana.

    Sexo tántrico (Kirti asana)


    En esta oportunidad el hombre esta en pie y la mujer le envuelve con los brazos el cuello, acurruca su cabeza  en este último y enrolla con sus piernas el pecho del hombre, colgando de él, mientras le ayuda a levantarse sosteniendola con las manos en las nalgas.
    Si ella es ligera, probadlo bailando. Un ritmo agitado y saltarín, como ciertas danzas africanas, será el más indicado.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Yoni asana)


    Tambien la yoni asana puede hacerle sentir como un dios o una diosa tibetana. Para empezar esta posición el hombre esta de pie con sus piernas separadas. Puede tomar a la mujer sosteniendole los pies o tomando las nalgas entre las manos ahuecadas, mientras ella enrolla  sus piernas alrededor de sus pecho. El puede doblar las rodillas a fin de ayudarla a levantarse hasta el erecto lingam. Luego él puede inclinarse contra una pared, sentarse en el borde de una silla o de una cama o tenderla encima de esta para terminar el rito.
    La yoni asana puede ser particularmente útil si la pareja quiere hacerse el amor en algún lugar inesperado, por ejemplo en un ascensor, donde no existe espacio en donde sentarse o echarse. Deidades adoptando esta posición suelen pintarse en banderas para decorar las paredes de los templos del Nepal y del Tibet y aparecen disfrutando de un placer intemporal.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Hari vikrama bandha)


    Esta forma de unión de pie es una posición favorita yab-yum que figura en las colgaduras de los templos tibetanos, en las que usualmente aparecen deidades copulando en el centro, rodeadas a menudo por unas figuritas suplementarias. Como muchas de esas pinturas muestran, el dios esta de pie con las piernas separadas y una rodilla ligeramente doblada y usando uno de los brazos para abrazar al consorte lo más estrechamente posible. Ella esta frente a él con un pie en el suelo y con una pierna levantada y enrollada en el muslo de la pierna doblada de él, uno de los brazos bien apretado alrededor del cuello y el otro levantado en alto. Ella esta empalada en el lingam, con el pecho y el vientre haciendo presión sobre el mismo y la cabeza echada hacia atrás en plena gloria. La linea y los ángulos de este emparejamiento la convierten en una de las más poderosas y eléctricas de todas las posiciones.
    Si el hombre es mucho más alto que la mujer ésta puede ponerse de pie sobre un peldaño, un escabel o incluso el borde de una cama baja. en la que después la pareja puede dejarse caer apasionadamente.
    Los shastras o escrituras, dicen que de esta manera pronto se encuentra la maharaga, o gran emoción.
    Es posible probar esta posición en la ducha. Puede pretender que infinitos litros de hinduismo cósmico le están bañando: cálido, blanco liquido sexual ilimitado cayendo sobre ambos.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Uthitta: Posturas de pie)

    Punto de apoyo y estimulación primario: área del clítoris.
    Eje de fricción y estimulación interior: pared vaginal inferior.
    Tipo de orgasmo más frecuente: orgasmo clitoriano leve.
    En las posturas de pie es difícil llegar a un órganos muy intenso por la posición de los genitales por lo que conviene realizar este tipo de posturas cuando la mujer este en una situación particularmente orgásmica.

    La penetración en estas posiciones puede ser muy excitante , pero se requiere de un cierto grado de agilidad. Dependiendo de la altura relativa de la pareja, la introducción del pene puede realizarse ya sea cuando la mujer levante una pierna o la pone de lado, cuando el hombre alza a la mujer por las nalgas y la pone en una posición  en la que ella pueda cruzar sus piernas a su alrededor. 
    No es necesario insistir en que se requiere una firme erección para lograr la penetración en esta posición. En las posiciones de pie cualquiera de los dos puede realizar fuertes movimientos de introducción, y con las piernas unidas la mujer puede sujetar el pene firmemente.
    El arte Hindu, nepali o tibetano, incluye esculturas en piedra, en bronce dorado y pinturas que muestras muchas variaciones del coito en pie. En el Ananga Ranga se enumeran tan solo tres formas del coito de pie que os pondremos en sucesivas entradas.

    lunes, 27 de septiembre de 2010

    Posturas sexuales caninas (Un poco de humor)


    Después del gran trabajo que me estoy tomando para clasificar y contextualizar las asanas del Ananga Ranga me parece que nos vendrá bien a todos y sobre todo a mi un poco de humor sin más pretensiones. Nuestros amigos los canes tambien tienen su Kamasutra.

    Trastorno de identidad de genero


    Trastorno de identidad de genero
    Cargado por raulespert. - Más vídeos de ecología, sostenibilidad y economía social.


    Antes que nada hemos de decir que la comunidad activista transexual esta luchando para que el trastorno de identidad de genero desaparezca de la próxima edición del DSM V tal y como sucedió en su día con la homosexualidad. Es un tema que nos compete y que debemos tratar profesionalmente porque muchas veces no se tiene en cuenta cual es al finalidad principal de las clasificaciones diagnosticas. Me documentare y tratare el tema con rigor y cuidado en próximas entradas.
    El Trastorno de Identidad de Genero es un conflicto entre el sexo físico real de una persona y el que realmente la identifica (por ejemplo, una persona identificada como hombre puede realmente sentirse y actuar como mujer). 
    Las personas con problemas de identidad de género actúan y se presentan ellos mismos como miembros del sexo opuesto. El trastorno puede afectar a la elección de los compañeros sexuales, la presencia de amaneramientos, comportamiento y vestuario femeninos o masculinos y a la autoestima. 
    El trastorno de identidad de género no es lo mismo que homosexualidad. 
    Los problemas de identidad pueden ocurrir en muchas situaciones y manifestarse en formas diferentes. Por ejemplo, algunas personas con genitales y características sexuales normales (como mamas) de un sexo en privado se identifican más con el sexo opuesto. 
    Algunas personas pueden vestirse al contrario y otros pueden buscar una cirugía para cambiarse de sexo. Otros nacen con genitales ambiguos, lo cual puede generar problemas de identidad. 
    Se desconoce la causa de este trastorno, pero las hormonas en el útero, los genes y los factores ambientales pueden estar implicados. Este raro trastorno puede ocurrir en niños o en adultos. 
    En cuanto a los síntomas pueden ser los siguientes: Tienen desagrado por sus propios genitales, son rechazados por sus compañeros y se sienten aislados, creen que ellos crecerán y llegarán a ser del sexo opuesto, sufren depresión o ansiedad, dicen que desean pertenecer al sexo opuesto.

    Sexo tántrico (Recapitulación sobre las Upavishta o posiciones sentadas)

    Hemos terminado con el grupo de posiciones tántricas durante el coito entre el hombre y la mujer que en mi opinión son más interesantes. El motivo es que las posiciones anteriores y las que seguirán nos son, más o menos conocidas por razones culturales. En cambio las posiciones sentadas son bastante poco comunes entre los occidentales y presentan múltiples ventajas para la aplicación de la sexología clínica o la terapia de pareja porque su tipo de orgasmo al ser una combinación de orgasmo clitoriano y orgasmo mixto pueden ser de mucha utilidad para mejorar las relaciones de pareja.
    Decir que la postura de permanecer sentado sobre tus propias piernas cruzadas aparte de ser muy común en oriente tiene para ellos un componente cultural muy fuerte que a veces no somos capaces de apreciar. La representación más frecuente de Buda como concepto es sentado de esta forma en meditación y ya hemos hablado de las estatuas que representan a al Buda Samantabhadra sentado en esta postura con su Shakti Samatabhadri teniendo un orgasmo simultáneo en una de estas posturas. Eso es algo que nos choca mucho en una representación religiosa pero tiene su significado porque refleja un gran autodominio del propio cuerpo y mente que es lo que se pretende con la meditación.
    Una forma de entenderlo y tambien ilustrar algunas de las afirmaciones que se hacen en los pasajes que hemos citado con las posturas son las representaciones religiosas que en el budismo se conocen como Yab-Yum y de las cuales os vamos a ofrece unas imágenes de algunas hechas en bronce de gran calidad artística, todas ellas utilizan las posturas Upavishta.

     Se reconoce con facilidad a Buda por el pelo y las orejas alargadas y la postura del Buda con su Shakti es la Padma asana.

    Aquí vemos un el lateral de la estatua anterior donde podemos apreciar la posición de las manos y de los pies. Recordad que se trata de una estatua de culto religioso proveniente de algún monasterio budista tibetano.

    Bronce dorado y mucho adorno en este Buda con su Shakti haciendo la Padma asana.

    Los múltiples brazos y caras nos indican que es hinduista, proviene del Nepal ¿Es Padma asana o las deidades de múltiples brazos tiene categorías distintas?

    La cara, el pelo y las largas orejas canónicas de este Buda abrazado por su Shakti en una postura Padma asana.

    Fotocomposición moderna con tres muy elaboradas y detalladas estatuas de Buda y su Shakti durante el orgasmo, por lo que parece cambia las postura de las manos.


    Upavishta o posturas sentadas de Maithuna:

    La Postura sentada es conocida como Upavishta y se reconocen diez variaciones de la misma. En todas ellas, tanto el hombre como la mujer, están sentados durante la práctica de maithuna. Cada una de ellas, se realiza mientras el lingam de él se introduce en el yoni de ella.
    1. Padma: Él se sienta con las piernas cruzadas y ella se sienta en su regazo, mientras él coloca sus manos sobre los hombros de ella.
    2. Upapad: Estando ambos sentados, ella levanta ligeramente una pierna, sosteniéndola con la mano, mientras el introduce el lingam en su yoni.
    3. Vaidhurit: Ambos sentados, se abrazan mutuamente del cuello, mientras introducen el lingam en el yoni.
    4. Panipash: Él toma los pies de ella y ella los de él, mientras introducen el lingam en el yoni.
    5. Sanyaman: Él pasa ambas piernas de la mujer por debajo de sus brazos y le toma el cuello con ambas manos.
    6. Kaurmak: o postura tortuga Se sientan de tal manera que sus bocas, brazos y piernas se tocan mutuamente.
    7. Parivarti: Igual a la postura de tortuga, con la variante de que él roza las piernas de ella con el codo.
    8. Yugamapad: Él sentado con las piernas muy abiertas, introduce el lingam en el yoni, mientras junta y aprieta los muslos de ella.
    9. Vinardit: Él levanta a ella por sus piernas y las pasa por encima de sus brazos, a nivel del codo, mientras la mueve a izquierda y derecha.
    10. Markat: Igual que Vinardit, sólo se diferencia en que él la mueve en línea perpendicular a su rostro, es decir, para atrás y para adelante.

    Sexo tántrico (Chakra asana)

    La chakra asana en sus momentos iniciales, si consigo alguna imagen del momento en el que se forma un circulo con los troncos de la pareja la añadiré.

    Cuando lleva a cabo esa posición, si es que puede porque es muy difícil para personas que no estén entrenadas, sabrá el porque se le llama la posición del circulo. Es precisa una espina dorsal muy flexible, especialmente para el hombre. Penetra a su shakti, estirada perezosamente de costado, con su ayuda y luego, con los pies del hombre en dirección a la cabeza de ella y mirando hacia otra parte, hacer un arco con la espina y dobla hacia atrás la cabeza para besarla, de forma que los troncos parecen formar un circulo. El hombre echa uno de sus brazos hacia atrás por encima del hombro a fin de poder tomar un seno de ella entre las manos ahuecadas.
    El circulo simbólico mantiene la energía de ambos para que no se disuelva e intensifica el choque del placer ya que el orgasmo es una entrada y una salida de energía al mismo tiempo. La penetración profunda no es posible y en una vieja pintura del Nepal puede aún verse la rosada punta del lingam cuando entra en el yoni.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Ekadhari asana)


    Para empezar la posición el hombre se sienta en la cama, repantingado de espaldas, cómodamente, con las piernas abiertas y el lingam erecto. La mujer mira en la misma dirección que el hombre, dandole la espalda. Ella se pone de cuclillas sobre él con las piernas abiertas y suavemente se sienta sobre el quieto palo de su pene. La pareja se mueva a gusto. Al hombre le quedan las manos libres para poder estimular los pezones de la mujer y el clítoris, que están a su fácil alcance. Esta posición es particularmente excitadora e inolvidable cuando se lleva a cabo delante de un espejo, donde sea visible el abierto yoni mientras el lingam lo va llenando y pueden verse los rostros de ambos durante los momentos de éxtasis.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Sanyaman asana)


    En la presente oportunidad, la mujer enrolla sus piernas alrededor del pecho del hombre, tan arriba como le es posible, al nivel del codo, mientras él sostiene el cuello de ella entre sus manos. Cada cambio del ángulo de las piernas de la mujer hace variar un poco la sensación.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Vaidhurit asana)


    La pareja se enrosca mutuamente las piernas para aumentar la sensación de unidad.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Upapad asana)


    La mujer se sienta en el regazo del hombre y enrosca una pierna cómodamente alrededor de su cuello, levantando la otra pierna sobre el brazo o la espalda de su amante. En esta asana el cuidado y la belleza de los pies es de gran importancia. Los hindúes los lavan y les dan masaje con óleos perfumados, pintan las uñas con laca escarlata e incluso tiñen las plantas con alheña y lucen por el común anillos de plata en los dedos de los pies y ajorcas en los tobillos.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Canchala asana)


    Para esta elegante posición ritual el hombre se sienta mirando enfrente con los pies en el suelo. La mujer, tambien mirando al frente y dandole la espalda, se sienta en su lingam y con las piernas enrolladas con las abiertas de él y tomándole del cuello con una mano puesta detrás. Las manos del hombre quedan libres para acariciarle los pechos y el clítoris. Para evitar la sensación de alejamiento se coloca un espejo a fin de que los amantes puedan verse mutuamente a los ojos y observar el yoni moverse hacia arriba y hacia abajo sobre el erecto lingam.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Rati asana)


    La rati asana es la favorita de los dioses y las diosas del Nepal. A menudo la diosa de dorado bronce sostiene la hoja de una tajadera en lo alto para cortar las ataduras del ego. El hombre se sienta con las piernas abiertas. La mujer le tapa la totalidad del sexo con el cuerpo, excepto por las bolas en la velluda raiz, aún visible, bajo sus redondeadas y firmes nalgas, en pinturas del Nepal. Se miran profundamente el uno al otro, al fondo de sus ojos, juntas sus bocas, las lenguas mezcladas.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Esta posición tántrica es idéntica a la que se suele practicar en lo asientos de los coches. El texto es para mi gusto un poco demasiado entusiasta pero lo mantengo por razones de coherencia con las descripciones que estoy haciendo de la asanas. Buscare información gráfica sobre las estatuas de bronce de dioses y diosas del Nepal hechas en bronce en el que están representados en esta posición y la añadiré en esta entrada para no romper el esquema que tengo elaborado sobre las asanas tántricas.

    Sexo tántrico (Suhapadma asana)


    Esta casi es un matiz de la posición anterior, excepto que las piernas femeninas abrazan apretadamente el pecho del hombre mientras su sexo se hunde en su interior. El arco curvo de su trasero descansa en los pies de él.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Padma asana)


    El hombre se sienta en la posición del loto, con las rodillas abiertas y los pies lo más cerca posible del centro muladhara *. Es la posición de la felicidad. La mujer se sienta sobre el rígido lingam, su rostro tocando al de él, los brazos abrazandole fuertemente en el cuello. Ella levanta las piernas, las cuales pasa sobre los hombros de él a fin de permitir una más penetrante y profunda entrada. La larga linea de las elevadas piernas, finalizando en los inclinados y perfumados pies puede ser tan elegante y tan grácil como el movimiento de cualquier ballet.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    * Recordad que por su ubicación el centro muladhara corresponde en el hombre a la próstata y en la mujer al punto G.

    Sexo tántrico (Upavshita o posiciones sentadas)

    Punto de apoyo y estimulación primaria: área del clítoris.
    Eje de fricción y estimulación: pared inferior de la vagina.
    Tipo de orgasmo más frecuente: orgasmo clitoriano y ocasionalmente orgasmo mezclado (clitoriano+vaginal) si la mujer realiza movimientos giratorios.
    El gráfico que ponemos sobre la posición de los genitales en esta postura corresponde a lo que se suele denominar como "mujer cabalgante" en la mayoría de posiciones que os ofreceremos la posibilidad de un orgasmo mezclado es mayor según sea el ángulo de inclinación del cuerpo de la mujer. Cuanto más se deje caer hacia atrás más posibilidades hay de estimular el punto G. Recordad que a pesar de que ponemos posiciones un encuentro sexual puede combinar varias por lo que es perfectamente factible cuando se realiza una penetración con este tipo de posturas el abrazarse para besarse y acariciarse combinando con fases en las que la mujer se deja caer hacia atrás para una mejor estimulación del punto G. En todo esto claro esta la claves es un buen ritmo, conocimiento de la pareja, comunicación y confianza mutua.


    Las posiciones sentadas son mucho más populares en la India que en Occidente, donde mucha gente aún cree que el sexo debe practicarse bajo las sabanas, en la oscuridad y estando medio adormilados. Una razón por la que los tántrikas aprecian tanto las posiciones sentadas es porque conducen a la meditación y a la imaginación dando poca oportunidad a la modorra. Quieren permanecer tranquilos, pero pendientes de cada matiz de la comunión y el placer. No es necesario estar tieso como un huso en esas posiciones. Pueden llevarse a cabo tan bien, y en verdad que más langidamente, estando repantingados sobre cojines como es común en las casas de la India.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    domingo, 26 de septiembre de 2010

    Sexo tántrico (Recapitulación sobre las tyriak o posturas con el hombre y la mujer al lado)

    Una vez que hemos terminado con las laminas de las "tyriak" o posturas con el hombre y la mujer lado a lado vamos ha hacer tal y como pretendimos con el anterior grupo de asanas una recapitulación con todas las mencionadas en el libro del Ananga Ranga . En este caso están completas todas las que menciona el autor Kalyana malla.


    Las Tyriak o postura oblicua de maithuna:

    La Postura lateral también se conoce como Tiryak y existen tres formas diferentes de realización. En ellas, tanto el hombre como la mujer, están tendidos de costado durante la práctica de maithuna.
    Se realizan mientras el lingam de él, se introduce en el yoni de ella:
    1. Vinaka: Él se tiende al lado de ella, que está tendida de costado y le levanta la pierna libre por encima de la cadera, mientras la otra descansa apoyada.
    2. Samputa: Tanto ella como él se tienden de costado y se estiran totamente, introduciendo el lingam en el yoni, sin que medie ningún movimiento en la posición de los miembros.
    3. Karkata: Ella se tiende de lado. Él se sitúa entre los muslos de ella, dejando uno de ellos debajo de él, mientras el otro se apoya sobre su costado, por debajo del pecho.

    Sexo tántrico (Lata asana)


    Tambien conocida como "la Enredadera".
    Para este método de fijar la mente en un solo punto la pareja se entrelaza tanto y tan apretadamente como es posible. Pueden estar cómodamente tendidos de costado. La mujer se enrosca a ella misma con el hombre, uniendo su aliento al de él. Si ella puede levantar la pierna por encima de la espalda de él, aumenta la sensación y tambien la penetración. Los dedos acarician los cabellos, las piernas y los brazos se entrelazan hasta el punto de no poderse distinguir, como los zarcillos de una cepa abrazando el tronco de un árbol.
    El libro árabe sobre sexo "El Ktab" de Umar Halabi menciona que la posición de lado era la favorita de Alá, que únicamente autoriza cuatro posiciones para los musulmanes y desaprueba el sexo oral.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Karkata bandha)


    Aquí tambien la pareja descansa tendida de costado, el hombre entre los muslos de la mujer mientras las piernas de ella envuelven el cuerpo de él, facilitando el movimiento al unísono. La mujer puede ajustarse a fin de que su clítoris roce la piel y el pelo púbico de él mientras se abrazan uno al otro.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Vinaka bandha)


    Para participar de esta postura ambos participantes descansan de lado uno frente al otro. El levanta la pierna superior sobre el muslo de ella y deja estirada la otra en la cama. Debido a que es tan fácil para ambas partes y permite tanta libertad para experimentar con ambas manos y con las bocas y con los ojos, esta postura puede prolongarse durante horas.

    Tomado del libro: "Método Oriental del amor" de Kamala Devi. Ediciones ATI; Barcelona (1977)

    Sexo tántrico (Tyriak: Posiciones con la mujer tendida al lado del hombre)

    Punto de apoyo y estimulación primaria: área del clítoris.
    Eje de estimulación interior: pared vaginal inferior.
    Tipo de orgasmo más frecuente: orgasmo clitoriano.
    Continuamos con las gráficas sobre la posición de los genitales durante la penetración en este tipo de posturas. Este corresponde a una clásica postura de "flanquete" por lo que adecuado para las "tyriak".

    La siguiente categoría de posiciones hindúes y tántricas la constituyen las "tyriak", o posiciones de lado que son muy descansadas por ambas partes. Tambien se las conoce como la postura oblicua o sesgada.
    Estas posiciones son muy convenientes para relaciones sexuales menos vigorosas, pero en las que se pretende forjar una relación muy intima en la cual ambos se puedan besar, acariciar y ver. Si la introducción se realiza desde esta posición es necesario que la mujer doble o alce una de sus piernas para facilitar la penetración consiguiendo un efecto visual que puede resultar muy estético y erótico.
    En este tipo de posturas se pierde movilidad pero de forma reciproca.

    Fantasías sexuales más comunes entre las mujeres



    Según algunos de los primeros estudios en sexología y psicología sexual las mujeres carecían de fantasías sexuales de la misma forma que se daba por supuesto que no tenían necesidades eróticas aparte del coito. Pero cuando se aceptó su autonomía sexual de la mujer, comenzó a estudiarse su capacidad fantaseadora con notables resulados. 

    Las fantasías más comunes entre las mujeres, por orden de frecuencia son: 
    1. Realizar prácticas sexuales que nunca serían capaces de llevar a la realidad. Esto incluye prácticamente cualquier cosa, y confirma el carácter liberador, lúdico, que tienen las fantasías eróticas. Las mujeres tienen este tipo de fantasía en mayor medida que los hombres. Un 28% de ellas se excitan así. 
    2. A esa fantasía le sigue tener sexo con un extraño. Una de cada cinco mujeres (21%) fantasean de este modo. En ocasiones se trata de alguien conocido del inmediato entorno de la soñadora. Pero la mayor parte de las veces se trata de alguien visto fortuitamente por la calle, en el trabajo, o en cualquier otro ambiente cotidiano. 
    3. Un 19% de las mujeres, sobre todo las más jóvenes, fantasean con que son obligadas a tener relaciones sexuales por conocidos o desconocidos. Ojo con esta fantasía, porque algunos (y, aunque menos, algunas) encuentran que la misma explica las violaciones de muchas mujeres. Nada es menos cierto que eso. Se trata de fantasías, de excitarse mediante hechos que pueden dar morbo por la situación creada a su alrededor (estar indefensos ante el otro puede ser excitante para muchas personas muy resolutivas en la vida real), pero eso no implica un deseo, ni directo ni indirecto. 
    4. La actividad sexual realizada con más de una persona del otro sexo ocupa la fantasía del 18 por ciento de las mujeres. forma parte de esa necesidad de imaginarse situaciones que, probablemente, no serían capaces de realizar en la vida real. 
    5. Un número mayor de mujeres heterosexuales que de hombres fantasean con tener relaciones sexuales con alguien del mismo sexo: 11%. Esto sucede así porque las mujeres reciben culturalmente el mismo gusto que los hombres por la belleza femenina y son capaces de admirarla sin tapujos homófobos. 
    6. Finalmente, la fantasía que ocupa el último lugar entre las mujeres es la de obligar a alguien a tener relaciones sexuales sin su consentimiento o con un asentimiento forzado. 
    7. Esta fantasía ocupa al 3% de las mujeres. Aparece con menos frecuencia que en los hombres, precisamente por ese modelo general del fantasear femenino que supone verse como receptoras de la actividad sexual ejercida por otros. En ese contexto, forzar a terceras personas a hacer algo está casi fuera de lugar, pues exigiría ser más activas que receptivas.

    Sobre las fantasías sexuales

    El sueño de la esposa de la mujer del pescador es una de las obras de arte más importantes que se han hecho sobre fantasías sexuales. Los temas sexuales tienen desde siempre un importante papel en el arte japones en el genero conocido como: shunga

    El uso adulto de la imaginación sexual es muy variado. Muchas veces es usada para inducir o aumentar la excitación sexual, cosa que puede suceder en solitario cuando no hay un compañero disponible pero también es común que sea usada durante la actividad sexual con alguien. Otros la usan para incrementar la excitación y convertir la situación actual, en una más apasionada. Las fantasías pueden aumentar tanto los aspectos fisiológicos como los psicológicos de la respuesta sexual, de muchas maneras: contrarrestando el aburrimiento, focalizando los pensamientos y sentimientos (borrando distracciones o presiones), mejorando nuestra propia imagen, etc.
    Las fantasías sexuales también promueven un ambiente seguro para dejar ir la imaginación y que surjan con fuerza los sentimientos sexuales. Son seguras porque son privadas y ficticias: la privacidad asegura que las fantasías no serán descubiertas mientras que el aspecto inventado de las fantasías nos libera de responsabilidad y nos permite jugar con ellas. Y como somos el director de la escena, podemos suspenderlas abruptamente si no nos gustan o cambiarles el rumbo. Las escenas fantaseadas, si bien solo son excursiones de la mente, ayudan a encontrar excitación, aventura, autoconfianza y placer.
    De esa manera se recrean escenas que pasaron y armamos otras con cosas que deseamos pero no hacemos, por que no nos atrevemos; o porque nos asustan; o porque simplemente queremos que permanezcan como fantasías. Alguna gente las tiene más desarrolladas y otros no.
    Parece que en general los hombres fantasean más que las mujeres, J. Money, un experto en sexualidad, dice que todos desarrollamos un "mapa de amor", un mapa mental que tiene las características del amado y también las actividades sexuales y afectivas que nos resultan más eróticas. Ese mapa es como las huellas digitales de la personalidad sexual de cada uno de nosotros, las cosas que nos excitan sexualmente son únicas si bien es cierto que compartimos gran parte de ellas con el resto de las mujeres y otro tanto les sucede a los hombres. Las fantasías sexuales completan el mapa de amor agregan las pistas que le faltan pero por sobre todo "entretienen la cabeza", permiten que nos concentremos en las sensaciones placenteras, sin censuras y aumentando la posibilidad de excitación erótica. La fantasía y el deseo sexual a veces pueden aparecer juntos y ser el motor que enciende la escena sexual. Pero también se ha comprobado que la gente con bajo deseo sexual, tiene pocas fantasías sexuales y muchas veces se benefician usando y construyendo fantasías de manera positiva.


    Diferencias en cómo hombres y mujeres leen el lenguaje no verbal


    El lenguaje no verbal lo usamos cuando nos comunicamos con alguien, al tiempo que hablamos, o a veces incluso sin hablar, estamos comunicando con los movimientos de las manos, del cuerpo, las expresiones del rostro, etc.
    En PsyBlog nos dan la idea de un buen ejercicio para probar nuestras habilidades para leer el lenguaje no verbal de las personas. Enciendan el canal en alguno de esos reality TV, el Gran Hermano o parecidos. Quítenle el sonido, y ahora traten de interpretar qué está sucediendo con sólo observar la actitud de las personas. Quién oculta algo, si alguien gusta de otro, si alguno tiene miedo, está nervioso, etc.
    Según los psicólogos las mujeres son mejores que los hombres para interpretar el lenguaje no verbal, lo que delata nuestro comportamiento. Pero un nuevo estudio dice que la facilidad para leer a otros tiene más que ver con metas interpersonales.
    En esta investigación se les dio a los participantes una tarea de “percepción interpersonal”. Los hicieron ver videos en los que se veía gente con comportamientos naturales en diferentes escenarios: situaciones de competición, engaño, amistad, estatus y relaciones íntimas. En cada video que veían los participantes tenían que tratar de averiguar qué estaba sucediendo. Por ejemplo, en la situación de engaño debían descubrir quién era el que estaba mintiendo. Cada respuesta era comparada con lo que realmente estaba ocurriendo.
    Los participantes fueron divididos en tres grupos, pero todos vieron los mismos videos.
    Antes de que vieran los videos, a uno de los grupos se le dijo que el experimento estaba diseñado para descubrir si los potenciales candidatos a un trabajo serían buenos trabajadores sociales. Con esto, los investigadores intentaban indicar a los participantes que pensaran que las mujeres, estereotípicamente, eran mejores para ese trabajo que los hombres.
    Al segundo grupo se les dijo que la investigación era para descubrir potenciales interrogadores. Esto fue para activar el estereotipo de que los hombres serían mejores que las mujeres en este caso.
    Y finalmente al grupo control, el tercero, no se les dio información sobre el contexto del experimento.
    Los resultados mostraron que la gente interpretaba peor cuando se encontraban en la condición que era incongruente con las expectativas estereotípicas de su sexo. Así que cuando a las mujeres se les decía que era un test para interrogadores, no lo hacían tan bien como cuando no se les decía nada. Y lo mismo sucedía con los hombres, que interpretaban peor cuando se les dijo que el test era para trabajadoras sociales.
    Entonces los investigadores concluyeron que las expectativas de género sexual tienden a reducir la calidad de interpretación del lenguaje no verbal, más que mejorarlo. Y que lo principal no es de qué género sea quien interpreta sino el contexto, y el poder que tienen los estereotipos que son capaces de afectar nuestra percepción del otro.

    Referencias:
    Horgan, T., & Smith, J. (2006). Interpersonal Reasons for Interpersonal Perceptions: Gender-incongruent Purpose Goals and Nonverbal Judgment Accuracy. Journal of Nonverbal Behavior, 30(3), 127-140.


    sábado, 25 de septiembre de 2010

    Epigenética de la homosexualidad


    Epigenetica de la homosexualidad: Estudio de gemelos
    Cargado por raulespert. - Vídeos sociales y ecológicos.

    La diferencia entre genética y epigenética probablemente puede compararse con la diferencia que existe entre escribir y leer un libro. Una vez que el libro ha sido escrito, el texto (los genes o la información almacenada en el ADN) será el mismo en todas las copias que se distribuyan entre los lectores. Sin embargo, cada lector podría interpretar la historia del libro de una forma ligeramente diferente, con sus diferentes emociones y proyecciones que pueden ir cambiando a medida que se desarrollan los capítulos. De una forma muy similar, la epigenética permitiría diferentes interpretaciones de un molde fijo (el libro o código genético) y resultaría en diferentes lecturas, dependiendo de las condiciones variables en las que se interprete el molde.

    Sexo tántrico (Recapitulación sobre las Uttana o posturas con al mujer tendida de espaldas)

    Una vez que hemos acabado con todas las laminas que teníamos sobre las posturas mencionadas en el libro   Ananga Ranga o Kamaledhiplava, que se traduce con el sonoro nombre de: "Barco en el mar de Amor" y que seguimos debido a que desarrolla mucho mejor la clasificación de las posturas sexuales de su antecesor el famoso Kama sutra en el que suele incluirse en las ediciones occidentales. Nos parece de rigor dar antes de cerrar el tema de este tipo de asanas una exposición escrita detallada de todas ellas que en total son once. Hay que tener en cuenta que este tipo de posturas es la más practicada porque en ellas se incluiría la del "misionero" de la que igual hablamos más adelante cuando hayamos terminado con todas las asanas tántricas que tenemos previstas.


    Uttana o postura supina de Maithuna:

    Uttana, también llamada gran postura o postura supina es la que se realiza con la mujer tendida de espaldas, mientras el hombre se sienta entre sus piernas. La Gran Postura o postura supina tiene once variantes. En todas ellas, la mujer se tiende de espaldas, mientras el hombre se sienta entre sus piernas.
    Cada una de ellas, se realiza mientras el lingam de él se introduce en el yoni de ella.
    1. Samapada: Él levanta las piernas de ella y las coloca sobre sus hombros, al tiempo que introduce el lingam en su yoni.
    2. Nagara: Él se sienta en las piernas de ella, las levanta y las pone a ambos lados de su cintura, mientras introduce el lingam en el yoni.
    3. Traivkrama: Ella deja una pierna extendida y apoyada sobre la cama, mientras coloca la otra sobre la cabeza de él, que la sostiene con ambas manos.
    4. Vyomapada: Ella levanta ambas piernas y las dobla hasta tocarse la cabeza, sosteniéndolas con sus manos, mientras él apoya ambas manos sobre los pechos de ella.
    5. Smarachakrasana: o postura de la rueda de Kama Él extiende los brazos a cada lado de ella tanto como le sea posble, mientras introduce el lingam en el yoni.
    6. Avidarita: Ella levanta ambas piernas, de forma que pueda tocar el pecho de él, mientras el la abraza, al tiempo que introduce el lingam en el yoni.
    7. Saumya: Él se coloca en cuclillas sobre sus pies, coloca las manos debajo de la espalda de ella y la abraza con fuerza, mientras ella se abraza fuerte a su cuello.
    8. Jrimbhita: El cuerpo de ella se debe doblar en arco. Para ello se colocan almohadones bajo las caderas y la cabeza. Él se arrodilla sobre otro almohadón, mientras levanta el vientre de la mujer.
    9. Veshita: Ella cruza las piernas levantando un poco los pies y en esa posición se introduce el lingam en el yoni.
    10. Venuvidarita: Ella coloca una pierna sobre el hombro de él mientras deja la otra extendida y apoyada sobre la cama.
    11. Sphutma: Él, luego de introducir su lingam en el yoni de ella, le levanta las piernas y le junta con fuerza los muslos.